Reflexiones Anteriores….

Segundo domingo del tiempo ordinario – Ciclo B
Eucaristía 14 de enero de 2018

Ya es 14 de enero de 2018, el tiempo vuela, no podemos controlar su velocidad, pero sí lo que hacemos en él. Todo comienzo de año se convierte en tiempo especial de nuevos propósitos y expectativas, visualizarlas puede ser fácil, mantenerse en ellas y lograrlas, no tanto, pero sí es posible.

Una clave en nuestro transcurrir de la vida es el percibir un llamado, sentirse llamado, llamada. En la Palabra de Dios propuesta por la Iglesia para este segundo domingo del Tiempo Ordinario, encontramos justamente el llamado de Dios a Samuel, el llamado de Jesús a sus primeros discípulos, y el eco de esa palabra llega una vez más a nuestros oídos: cada quien ha descubierto dentro de su corazón el llamado de Dios, o es capaz de hacerlo, porque Dios a todos sin excepción nos llama a algo, y descubrirlo se convierte en una tarea fascinante de vida.

Samuel respondió: “Habla, Señor, que tu siervo te escucha”, los discípulos de Jesús fueron y vieron dónde vivía él y se quedaron con él aquél día, a Simón Jesús le cambió el nombre por Cefas (Pedro-piedra); algo similar ocurre en nuestra vida a cada instante, descubrirlo es urgente y fascinante a la vez.

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz. Amén..
fr. Atanasio Florez Molina O.P.